RAdio Dolorres
Home / Noticias / Rugbiers: ¿juzgados en juicio oral o por Jurados?

Rugbiers: ¿juzgados en juicio oral o por Jurados?

El padre de Máximo Thomsen, uno de los rugbiers imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa, perpetrado en Pinamar, pidió para que su hijo y los otros nueve imputados cuenten con el “debido proceso”, resaltando que “merecen que la justicia actúe como con cualquier ser humano”, precisando temer “que no se haga justicia” debido a la trascendencia “mediática” del caso.

Más allá de estas manifestaciones lo cierto es que el proceso está cumpliendo los tiempos lógicos de una investigación penal, debiendo recordarse que en plena cuarentena la Sala I de la Cámara Penal de Dolores resolvió las apelaciones formuladas por el Dr. Hugo Tomei como defensor de los 10 rugbiers procesados, confirmado ese fallo todo lo actuado al rechazar la pretensión defensista.

Ahora bien, como lo señalaba esa resolución al hablar de los peligros procesales y negar la excarcelación de los imputados, la pena en expectativa de ser estos condenados será la máxima que impone el Código Pena, prisión perpetua.

A través de los dichos del Fiscal Genera Dr. Diego Escoda en su momento –en conferencia de prensa- y la información recogida por este Diario de fuentes tribunalicias, seguramente los tiempos del proceso se acelerarían –mediando la cuarentena- a partir de un acuerdo implícito entre los distintos actores que intervienen en la causa, procurando que en un no muy largo tiempo se realice el juicio oral ante un tribunal en lo criminal. Sin embargo si se pensara como posibilidad un “juicio por jurados”, por el tiempo de selección de jurados y la organización del mismo, esa realización recién sería posible avanzado el año 2021.

¿Se podría descartar un juicio por jurados? Comencemos por recordar que el Juez Mancinelli calificó al delito perpetrado como constitutivo de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”, razón por la cual de ser condenados los imputados lo serían a “prisión perpetua”, es decir 35 años de cárcel según lo establece el Código Penal.

Las pruebas colectadas por la Fiscalía son numerosas, los testigos que corroboran lo sucedido también, a lo que si se suma la sensibilidad de la sociedad ante la mediatización de tan atroz crimen, hace casi imposible pensar que algún juez pueda cambiar el destino de los procesados con una decisión distinta a la prisión perpetua.

Debemos señalar en este punto que es el imputado quien tiene la potestad de elegir cómo ser juzgado, juicio oral o abreviado en un tribunal, por un juez unipersonal (no aplicable en este caso por la pena en expectativa) o en juicio por jurados.

Sobre esta última posibilidad, de la que muchos descreen, porque piensan que sería una elección incorrecta porque los jurados subjetivamente podrían estar impregnados por la condena social que el caso mereció desde un primer momento.

No está demás decir que opinábamos lo mismo hasta que tuvimos la oportunidad de charlar con un destacado jurista de Dolores, que nos dio un argumento para pensar si la opción de juicio por jurados para él o los imputados no sería la más válida ante una posible condena a prisión perpetua.

¿Por qué sería una elección válida el juicio por jurados? Porque el artículo 371º cuater incorporado al Código Procesal Penal de la provincia de Buenos Aires señala: “El veredicto de culpabilidad requerirá como mínimo de 10 votos afirmativo sobre las cuestiones planteadas. Si el delito por el que fuera calificado legalmente el hecho en que se sustenta la acusación tuviera prevista la pena de prisión o reclusión perpetua, se requerirá unanimidad de votos afirmativos”.

Y es sobre esto el jurista consultado nos decía, un solo jurado que fuera convencido por los argumentos de la defensa de la inconveniencia de aplicar el máximo de la pena, ya sea por las características de los imputados (por ejemplo la falta de antecedentes condenatorios) o de los propios jurados (una madre sensibilizada o un joven de edad similar a la de los procesados) podría quebrar la unanimidad necesaria para la pena máxima.

Como se verá el análisis que se nos aportó tiene mucho de lógica, cercano a lo posible de lograr si la defensa actúa inteligentemente en el momento de la selección de los 12 jurados titulares y los 6 suplentes para el caso, por ejemplo con el aporte de psicólogos especialistas en este tema.

Pero hay algo más que también aportaría en favor de los imputados, es que en el “juicio por jurados” sólo estos tienen la posibilidad de recurrir en apelación la sentencia cuando se registraran motivos especiales que lo fundamenten (artículos 375º bis y 448º bis); lo que no puede hacer la fiscalía, situación que sin dudas tiene su particular significado para la persona que será juzgada.

En fin, entendemos que es una válida opinión la que hemos recogido, pensamos que no ha de pasar mucho tiempo para que se conozca cual es el camino elegido por los procesados –o por su abogado- para sus juzgamientos.

Diario de Dolores – Compromiso

About Redactor

Check Also

Alberto Fernández extendió el aislamiento hasta el 7 de junio: “Qué me importa cuánto dure la cuarentena, va a durar lo que tenga que durar”  

El presidente Alberto Fernández confirmó la decisión de extender la cuarentena hasta el 7 de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


[lbg_audio5_html5_shoutcast settings_id='1']