RAdio Dolorres
Home / Noticias / Covid-19: Dolores bajo un incomprensible descontrol

Covid-19: Dolores bajo un incomprensible descontrol

Los vaivenes de la situación por el Covid 19 en Dolores no han sido diferente a otras ciudades de la provincia o del país. En general ni la población, ni las instituciones, ni los gobiernos han podido dar certezas sobre las actividades permitidas. En nuestra ciudad se pasó de la fase 1 a la 5, para transcurrir no se sabe cuántas hasta la presente fase 4.

En realidad para la mayoría de la población hace mucho que no importa el número de fase sino las actividades que permite cada municipio, y en el caso dolorense reflejado el último fin de semana con la apertura de salones de confiterías, restos, pubs y restaurantes, aunque lo cierto es, que en el transcurrir de agosto los dolorenses ya habían sentido una libertad suficiente como para relajarse, incluso de las medidas más estrictas, como el uso del tapabocas. Se comenzó a ver muchas reuniones en el Canal 9 y otros sitios públicos, pero sin que se guardaran las menores medidas de prevención que señalaba el protocolo.

El viernes pasado los locales de comida y bebida recibieron un caudal relativamente escaso de gente, cumpliéndose con las normas sanitarias casi a la perfección, incluido el distanciamiento de mesas. En cambio el sábado varios de locales funcionaron como si nada, con mesas atestadas y circulación habitual.

El domingo, a pleno sol, mostró una circulación casi normal en la ciudad, pero las reuniones fueron irresponsablemente anormales, sin distancia social, tapabocas y ningún tipo de control por parte de la autoridad responsable. Gente en el Parque, plazas, cafés y veredas, con mucha concurrencia y poca responsabilidad.

El control municipal es prácticamente nulo, ni siquiera se pasa por las calles para controlar a ojo los lugares donde hay mesas, y menos, controlando las peligrosas picadas de los chicos en moto en calles Belgrano, Espora, Lara y Pilotto, en medio de los caminantes.

El reclamo de libertad a veces nace de una situacion de angustia por no poder trabajar o moverse, por un estado de ánimo derivado de la pandemia y las restricciones que nos atan a condiciones inesperadas. Pero hay un contrato social que cumplir para garantizar, de la mejor manera posible, el bien común. Y en Dolores al menos, este no se respeta, no se cumple, poniendo en peligro a quienes toman más responsablemente la situación.

La combinación de irresponsabilidad ciudadana y ausencia de control municipal o policial más severo, hacen de nuestra ciudad un sitio poco seguro para quienes de verdad desean cuidarse y cuidar la salud ajena.

La libertad controlada no es lo mismo que la libertad de hacer lo que nos parezca.

Ayer lamentamos otra víctima por Covid-19, ya son 7. Para una ciudad de menos de 30 mil habitantes haber superado los 360 casos positivos de Covid 19 y tener a este lunes más de 250 vecinos aislados, habla de por sí que en Dolores la pandemia estaría lejos de superarse o al menos controlarse.

Más allá de las medidas que las autoridades impongan y lo que hagan las autoridades para su cumplimiento, la responsabilidad social de cuidarnos está en cada uno de nosotros y no la podemos ignorar.

Diario de Dolores – Compromiso

About Redactor

Check Also

A 24 años del crimen de José Luis Cabezas

Un crimen atroz perpetrado porque su “actividad profesional como fotógrafo” molestaba a un poderoso empresario …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


[lbg_audio5_html5_shoutcast settings_id='1']